“SALUD PÚBLICA EN JAQUE” (Venezuela)

Publicado en Televen (Venezuela)

Este domingo 100% Venezuela continúa con la segunda entrega de un reportaje especial sobre la crisis hospitalaria en el país. El déficit de camas operativas, colapso de emergencias, mal estado de infraestructuras, escasez de medicamentos, equipos deteriorados, falta de personal, protestas, inseguridad, negligencia, insalubridad, politización y contaminación entres otros, constituyen el viacrucis por el que atraviesa el 80% de la población, en su mayoría de escasos recursos económicos que acuden a los hospitales de la red de salud pública en Venezuela.

El sistema de salud público nacional regido por el Ministerio del Poder Popular para la Salud y el Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS) cuentan en el país con 225 instalaciones hospitalarias a nivel nacional para brindar asistencia a la población venezolana, según cifras de las Sociedades Médicas; quienes también señalan que actualmente hay distribuidas 42.000 camas a lo largo y ancho de la geografía nacional de las cuales sólo se encuentran operativas 18.000 teniendo como consecuencia un déficit de 24.000 unidades, mientras que el sistema privado de salud cuenta con 7.000 camas disponibles en todo el país.

Otro factor que hace vulnerable los servicios de atención en salud está vinculado a la carencia de personal médico que entre los años 2009 y 2013 se ubicó entre 30% al 35%, según informe de la Sociedad Médica Venezolana. El lente de 100% Venezuela para esta entrega periodísticalogró ingresar nuevamente a algunos hospitales públicos para constatar la actual realidad de éstos centros asistenciales. Incluso a hospitales ubicados en el área metropolitana destinados para la planificación y ejecución de remodelación a partir del año 2007.

Los escenarios de uno a otro centro asistencial se mantienen, la cara de abandono palpable debido al olor de aguas negras que se cuela por los pasillos, la falta de higiene en pisos, paredes y la poca iluminación evocan el desconcierto que se percibe hasta en el área de emergencias. En uno de estos hospitales 40 habitaciones de Medicina Interna se muestran imperturbables en un ambiente tenebroso debido a la clausura por falta de inicio en las obras de remodelación proyectadas para la fecha planteada. La reducción de camas conspira con el derecho a la vida de los venezolanos orientado a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios.

Sinopsis escrita por Mauro Martínez

Guión y entrevistas: Yasmín Velasco

Producción e investigación: Mauro Martínez

“INFLACIÓN… PAN NUESTRO DE CADA DÍA”

El diccionario de la Real Academia Española define inflación, como “la elevación notable del nivel de precios con efectos desfavorables para la economía de un país”. Otros conceptos aseguran que las consecuencias de la inflación en una economía pueden ser positivas y negativas. Entre las negativas se tiene la disminución del valor real de la moneda a través del tiempo, la poca capacidad de ahorro y la incertidumbre de los inversionistas de consolidar sus empresas en un país. Los efectos positivos incluyen la posibilidad de los bancos centrales de los Estados de ajustar las tasas de interés nominal con el propósito de mitigar una recesión y de fomentar la inversión en proyectos de capital no monetarios.

De acuerdo con los expertos, en un Estado socialista, según somos definidos por el gobierno, no deberían sufrir de inflación, pues el Estado controla todos los procesos económicos, pero la importación y exportación alteran esta realidad. Los especialistas señalan que en Venezuela hay demasiada liquidez en la calle, es decir muchos bolívares que no alcanzan para cubrir todas las necesidades, puesto que al no haber producción nacional lo poco que se consigue cuesta el doble o hasta el triple.

Consumidores señalan que a pesar de que más del 50% de los alimentos de la cesta básica están regulados, no se consiguen, y cuando acuden a mercados informales, pagan hasta el triple de su costo habitual para poder tenerlos. Para la mayoría de los consultados, una de las soluciones a la crisis económica es la de aumentar sueldos y salarios, sin embargo, para los economistas entrevistados la solución reside en aumentar la producción nacional, así a mayor producción mejores salarios; de acuerdo con esta ecuación sin producción, incrementar salarios elevaría los costos de las empresas y por ende  los precios de los rubros subirían, lo que impactaría al final negativamente en el poder adquisitivo de las familias.

Expertos calculan que la inflación para el cierre de este año 2013 podría superar lo previsto por las autoridades económicas del país, por lo que estiman que podría estar para final de 2013 en cifras superiores al 40%, incluso mencionan el 60% de tomar como referencia los valores de productos en el mercado negro; ya que de enero a julio de este año la inflación fue de 29%, una anualizada de más de 42% y desde enero de 1999 a julio de 2013 se tiene una acumulada de casi 1950%.